Con su juego veloz y vistoso, La Ensenada sorprendió al debutar el año pasado, en una época de previsibilidad marcada por La Dolfina y Ellerstina. El desafío para esta temporada era sostener ese juego y consolidarse como equipo del futuro. El 14-7 sobre La Irenita en el estreno del Campeonato Argentino Abierto ratifica esa proyección.