Tegucigalpa. El novedoso proyecto de las cosechadoras de agua o reservorios que se comenzaron a implementar en los primero cuatro años del presidente Juan Orlando Hernández, están siendo supervisadas desde hace una semana y en los próximos días se conocerá su estado.

Las cosechadoras que se instalaron principalmente en el corredor seco se crearon previo a una capacitación que el Gobierno Central llevó a cabo con las alcaldías de los municipios del sur de Francisco Morazán y los departamentos de occidente, sur y oriente para los productores de la zona.

“Desde la semana anterior se está haciendo una supervisión a las cosechadoras realizadas para poder obtener un resultado de lo que ha pasado con ellas”, manifestó el viceministro de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), José Benítez.

“Queremos conocer si se están usando y qué medidas tomar porque hay un procedimiento que se hizo para optar para que se hicieran estos reservorios. En estos días estarán los resultados de la supervisión”, indicó el funcionario.

La idea de construir los reservorios de agua no fue para beneficiar a unos productores sino a todos los de cada zona, por lo que se trabajó con las alcaldías de cada municipio del corredor seco, señaló Benítez.

“Se destinaron más de 200 millones de lempiras para el proyecto de las cosechadoras de agua y esperamos que los productores le estén dando buen uso, creemos que realmente se está logrando el propósito para el que realmente fueron construidas”, exteriorizó Benítez.

El Gobierno de la República comenzó a instalar las cosechadoras de agua en 2016 además de sistemas de micro riego.

El objetivo principal fue contrarrestar los efectos del cambio climático en el corredor seco de Honduras.

Se construyeron más de 400 cosechadoras de agua en el corredor seco con sus propios microsistemas de riesgo.