Ortega intenta mantener el control de un país sumido en la peor crisis política de los últimos cuarenta años