Mientras los espacios democráticos en Nicaragua no se restablezcan, la crisis política no tendrá solución