¿Le estamos pidiendo mucho a Tiger Woods ? En el US Open , que empezó ayer en el Shinnecock Hills Golf Club de Southampton, Nueva York, todos esperan que por fin juegue bien en todos los aspectos juntos, en un mismo fin de semana. Es su noveno torneo de la temporada (dos veces quedó entre los top 10 y seis entre los 25) y siempre hay destellos en su juego, reconocibles, que les ponen rojas las manos de tanto aplauso a los incondicionales, los más numerosos en el campo, que ven que es un jugador demasiado ilustre como para que no tenga la oportunidad de volver a ser campeón.