El Gobierno costarricense intenta hacer frente a la oleada migratoria mientras afronta una crisis fiscal que amenaza la estabilidad económica del país