La presión diplomática aumenta para que el presidente de Nicaragua acepte en la negociación a la OEA o la ONU como garantes