Un hombre con trencitas en la cabeza está sentado en una banca. No lleva puesta camisa, solo un buzo negro que le cubre las piernas. Levanta la mirada y el sudor se desliza por su rostro. Se ve contento. Estuvo entrenando por más de una hora, y dice: “Después de tanto tiempo sin hacer esto, el cuerpo lo siento liviano, sabroso”.

La escena cobra vida en el gimnasio de boxeo del Mercado Roberto Huembes, una construcción cuadrada, de paredes altas y con techo de zinc. La luz entra poco y el aire igual. La vida adquiere aquí tonos grisáceos y este hombre, que ha concluido las rutinas que aprendió de memoria, quiere acercarse a lo que un día fue: Luis Pérez, el boxeador.

Emprender la tarea a los 40 años, después de cuatro sin subir a un ring a dar y recibir golpes, no alcanza dentro de la lógica de todo el mundo, pero el boxeo es de esos deportes que abre la puerta aun cuando el retiro se anunció una y otra vez. Luis Pérez, el mismo que conquistó dos coronas mundiales, quiere volver. Claro está que el tiempo es una aplanadora que no perdona, pero se le nota el deseo de levantarse, ir y desafiar el destino.

En esta entrevista, el Demoledor Pérez define la razón para volver a los lugares de sacrificio: el gimnasio y el cuadrilátero, y trabajando ahí, espera sujetarse a sí mismo y esperar de la vida una recompensa.

¿Qué le motiva a regresar al boxeo?

La idea de regresar al cuadrilátero es por inspiración propia, tengo todavía para dar en el boxeo. Ahorita con don Carlos Ruiz, que es un señor muy especial, cree en mí, estamos trabajando para regresar al cuadrilátero. Todavía no tenemos fecha, pero estoy entrenando como siempre, y esperaré estos seis meses para ver qué nos sale.

A su edad, ¿Luis Pérez piensa que puede tener un segundo aire en su carrera?

Claro. Todo es que me prepare y ponga de mi parte. Soy un peleador, dos veces campeón del mundo, con experiencia, sé como entrenar, como meterme a un entrenamiento para buscar un triunfo.

¿En qué peso estarías regresando?

Tendría que mirar, ya tengo como cuatro años de no pelear, de estar inactivo. Necesito reaparecer en 130 libras, pelear aquí, en Managua, y ver si don Carlos me podría conseguir una pelea afuera. Lo primero es proyectarme, agarrar condiciones, distancia en el cuadrilátero, mirar cómo reaparezco, si bien salgo bien, seguimos peleando.

¿Qué ha dicho de tu regreso la Comisión de Boxeo de Nicaragua?

Fui a hacerme unas pruebas que la Comisión de Boxeo me dijo y pasé las pruebas en el Estadio Cranshaw. Hice un guanteo, me miré en buenas condiciones, hice física y el entrenador Bayardo Martínez me dio una carta, la llevé a la Comisión y esta me aprobó para regresar al cuadrilátero.

Peleó por última vez en 2014, ¿qué ha pasado desde entonces?

La última pelea la hice con Byron Uriarte, fue un empate. Y luego de ahí no volví a pelear por indecisión, entrenaba, no entrenaba, no tenía una motivación que me hiciera reaparecer y tomar las cosas en serio. Ahora sí las estoy tomando en serio, porque me siento capacitado para hacer unas peleas más.

¿Luis Pérez regresa al boxeo por dinero?

Ummm… no. No regreso por dinero. Regreso porque el boxeo me gusta. Esto ya lo traigo en la sangre. Si nosotros miramos, aquí muchos boxeadores han regresado, no sé si lo harán por dinero, pero a mí porque me gusta, porque me gusta demostrar lo que tengo.

¿Qué tan difícil es abandonar el boxeo definitivamente?

Es muy difícil tomar esa decisión. Vos sabés tantos años de estar peleando, que me vea la gente, que la gente me siga donde vaya…

¿Ha comentado esta idea con su familia?

No (sonríe). No lo he comentado con mi familia, pero sí hay que contar con las personas que confían en mí, eso me hace sentir acuerpado.

¿Qué tipo de sentimientos podrían revivir en vos al volver al ring?

Reaparecer con una victoria, sería como si fuera a pelear un título del mundo. Una alegría de volver al ring.

¿Cómo está su situación familiar?

Mi familia y mis hijas están bien. Tengo tres. Saliendo del gimnasio voy a mi casa, me relajo viendo televisión, luego por la mañana salgo a correr, después me quedo en el gimnasio, entreno a otros jóvenes, luego entreno yo y ya en la tarde me doy un descanso.

¿Qué recuerdos tiene de sus mejores años?

Que Don King nunca me llevó a la fama, me dio pocas peleas, se desobligaba de los boxeadores. Esas dos peleas con Félix Machado no se olvidan también. De él aprendí lo que cuesta ser campeón.

¿Tiene 40 años y quiere seguir?

Entré a los 40 años, pero me siento como uno de 30, ágil, más joven.

Luis Pérez es uno de los trece nicaragüense que ha sido campeón del mundo. HOY/ Wilmer López.
El entrenador de Luis Pérez, Marlon Amador, y su representante, Carlos Ruiz. HOY/ Wilmer López.
La última vez que Luis Pérez subió al ring fue en el año 2014. HOY/ Wilmer López.
Luis Pérez fue campeón en la división de las 115 libras y en las 118. HOY/ Wilmer López.

La entrada Ex bicampeón Luis Pérez trabaja para regresar al boxeo con 40 años aparece primero en Periódico Hoy.