Si la soberanía del país está herida es porque Ortega se la ha entregado a un aventurero chino