A mi criterio a todas luces este Gobierno viene protegiendo a Pablo Cárdenas, un funcionario que fue cuestionado por unanimidad y destituido en la Junta Directiva del Sinart por pérdida de confianza. El Gobierno le da el privilegio de ejercer como director de comunicación de Casa Presidencial.