Según Naciones Unidas, un joven es aquel que tiene entre 15 y 24 años. Según el padrón electoral, los jóvenes de entre 18 a 24 años constituyen el 20% (aproximado) del electorado panameño. La mayoría de esos jóvenes no está afiliada a un partido político. Este capital electoral es deseado por las distintas campañas. Según el Barómetro de las Américas (2014), la tolerancia política disminuyó significativamente, eso es evidente en los jóvenes al punto que, no se sienten representados en las distintas propuestas electorales presidenciales.

PROPUESTAS ELECTORALES PRESIDENCIALES

Marco Ameglio fue el primero en presentar su Propuesta base de plan de Gobierno (98 páginas). Sobre la juventud propone un Ministerio de Deporte y Juventud. Al respecto, dice: ‘los deportes deben integrarse en los jóvenes […] la gestión de instalaciones deportivas […] para los jóvenes de las disciplinas deportivas más atractivas y que llenen nuestros objetivos en esta materia’. Y en otro momento añade que promoverá ‘mecanismos para motivar la apropiación social del conocimiento […] con el objetivo de promover la cultura científica en los jóvenes panameños, menores de treinta años’.

Ricardo Lombana, en su documento Compromisos Lombana (31 páginas), propone los siguientes temas para los jóvenes: ‘Promoveremos el desarrollo de los talentos de los jóvenes, a través del Centro de Oportunidades Naranja. Otorgaremos becas de estudios, artísticas y deportivas para jóvenes. Incentivaremos y promoveremos el desarrollo y construcción de viviendas destinadas especialmente para jóvenes. Incentivaremos y fortaleceremos la educación técnica para jóvenes estudiantes y jóvenes trabajadores. Masificaremos el Modelo de Formación Dual (pasantías) y crearemos políticas para su implementación en nuevas áreas y rubros. Desarrollaremos entre los jóvenes el capital humano para que tengan habilidades robustas para enfrentar los mercados y las competencias globales’.

Laurentino Cortizo, en el Plan de acción uniendo fuerzas (121 páginas), sintetiza la cuestión de los jóvenes en un epígrafe: ‘Las políticas públicas de juventud de nuestro gobierno seguirán los ejes estratégicos de acceso a la educación, tecnología y formación laboral con calidad; acceso con calidad a la salud y a un ambiente saludable; prevención de la violencia, seguridad ciudadana y acceso a la justicia. De igual manera el desarrollo de aspectos de la identidad, inclusión y participación ciudadana, empleo y vivienda decente; igualdad de oportunidades y acceso al crédito; promoción de acceso a las artes, el deporte y a la cultura’.

‘Las redes sociales, la campaña no a la reelección y la economía naranja presente en todas las propuestas menos en la del FAD, parecen fundamentales en la búsqueda de esa conexión con el electorado joven’. 

José Blandón, en su Plan de Gobierno. El cambio profundo (48 páginas), no tiene un epígrafe o sección sobre la cuestión juventud. Sin embargo, la cuestión juventud está presente en todo su Plan. Señala: ‘Tenemos el compromiso de construir un Estado eficiente […] con jóvenes […]’ ‘Con respecto a la educación y la cultura: ‘Ejecutar el Compromiso Nacional por la Educación y las 19 propuestas de Jóvenes Unidos por la Educación […] Fomentar el deporte como catalizador para crear condiciones de paz que promuevan la vida en comunidad, disciplina a los jóvenes’.

Rómulo Roux, en su Propuesta de Gobierno (54 páginas) hace referencia en el Eje de economía a ‘Jóvenes emprendedores’, con el objetivo de: ‘capacitar nuestros jóvenes con programas de capital semilla para emprendimientos en proyectos de tecnología e innovación’. Y, como un sub eje, dedica un epígrafe al tema que contempla cuatro puntos: ‘Jóvenes Emprendedores, Educación del Futuro, Deporte, Encuentros Ciudadanos por la Democracia’. En definitiva, para ‘poner en marcha políticas públicas de desarrollo humano de la juventud’.

Ana Matilde Gómez, en su Programa electoral un Panamá diferente (11 páginas) esboza sus propuestas en el epígrafe ‘Apoyo decidido a la juventud’: Otorgaremos 20,000 becas anuales para la capacitación laboral […] en especial a los de primer empleo y recién graduados de bachillerato. El gobierno asumirá el 50% del salario de los contratados que se denominarán ‘trabajadores aprendices’. De igual forma, el gobierno contratará durante un año y en condición de ‘profesionales aprendices’, para que adquieran experiencia laboral […] reconociéndoles un salario mensual no menor a 800.00 balboas […] Impulsaremos la creación del Instituto de la Juventud […] públicas dirigidas especialmente a ese sector tan importante de nuestra sociedad […] Recuperaremos las Asociaciones Estudiantiles. Se promoverá la creación de la ley de incentivo a la Economía Cultural e Industria Creativa (Economía Naranja).

Saúl Méndez, en su Plan de Gobierno por un Panamá para todos (209 páginas) sustenta sus propuestas en el análisis del problema y sus causas. En síntesis, cabe mencionar tres propuestas relevantes: ‘Garantizar a la juventud un sistema de educación y salud integral gratuita y de calidad, permanente para todos y generar las condiciones para estudiantes que han abandonado el sistema educativo regresen […] Construir infraestructuras para que los jóvenes realicen sus actividades deportivas, recreativas y culturales. […]Políticas de empleo y de capacitación para los jóvenes en condiciones laborales para inserción en el mercado de trabajo’.

A MODO DE CONCLUSIÓN

MISIÓN Y VISIÓN

Pensamiento Social (PESOC) está conformado por un grupo de profesionales de las Ciencias Sociales que, a través de sus aportes, buscan impulsar y satisfacer necesidades en el conocimiento de estas disciplinas.

Su propósito es presentar a la población temas de análisis sobre los principales problemas que la aquejan, y contribuir con las estrategias de programas de solución.

El voto de los jóvenes es volátil, todas las campañas quieren catalizarlo. Los jóvenes sí están representados en las propuestas electorales presidenciales. Sin embargo, esa presencia carece de una conexión factible. La cuestión de la juventud aparece transversalmente antes que como un eje fundamental y, los candidatos no logran conectar factiblemente sus propuestas con ese sector del electorado. Las redes sociales, la campaña no a la reelección y la economía naranja presente en todas las propuestas menos en la del FAD, parecen fundamentales en la búsqueda de esa conexión con el electorado joven.

En conclusión, ante la ambigüedad de una conexión factible, cabe el supuesto de no sentirse representados. Esto que hemos planteado evidencia una contradicción mayor a explorar: no hay un proyecto de país pensando en las próximas generaciones, sino en las próximas elecciones el cinco de mayo.