El país se adentra en la incertidumbre después de que Ortega elevase la represión y ante la certeza de que sus críticos no van a ceder