Los obispos exigen respeto para las parroquias, mientras huestes sandinistas atacan a religiosos