Tras entrenar a Lionel Messi en Barcelona y en la selección Argentina, Gerardo Martino decidió, hace dos años, emprender el sueño americano. Lo esperaba Atlanta United, un proyecto recién fundado, que hoy celebra y extraña al Tata, ya que esta noche jugará la final de MLS ante Portland y será el último partido del entrenador en el banco de suplentes.