El organismo reconoce la valentía de los medios ante las presiones, intimidaciones y acosos sufridos por el Gobierno