La Conferencia Episcopal afirma que se debe “revisar el sistema político de Nicaragua desde su raíz, para lograr una auténtica democracia”