MENDOZA.- El drama habitacional también es una realidad en Mendoza. Mientras la demanda insatisfecha en la provincia supera las 60.000 viviendas y el Gobierno local intenta paliar el déficit con nuevos planes, surgen situaciones preocupantes que tienen a maltraer a vecinos y a futuros adjudicatarios. La noche del lunes esta situación quedó en evidencia: las demoras de Nación en la última entrega de 200 departamentos de un megacomplejo del programa Procrear provocó un intento de usurpación.