Los coroneles Héctor Solano Cáceres y David Iglesias Montalvo y el teniente Leonel Ascencio Sermeño enfrentaron ayer una nueva audiencia ante una jueza especializada, acusados de intentar encubrir y favorecer a ocho militares, quienes torturaron a dos jóvenes en Apaneca, Ahuachapán, el 3 de junio de 2016.

El Juzgado Especializado de Instrucción B realizó la audiencia especial para escuchar otra vez a las partes después de que la Cámara Especializada de lo Penal revocó el fallo que los favoreció al exonerarlos de la mayoría de cargos. La jueza informó que dará la resolución el próximo miércoles.

La Fiscalía General de la República (FGR) mencionó que cuenta con pruebas de los delitos cometidos por los coroneles y el teniente. Se trata de escuchas telefónicas que evidenciaron que los militares de alto rango planificaron un asesinato, intentaron sobornar a jueces y coaccionaron a las víctimas para que los ocho militares salieran libres del proceso judicial en su contra por la tortura de los dos jóvenes en 2016, en Apaneca, Ahuachapán.

“Las escuchan revelan que existió todo un apartamento con el objeto de tratar de ayudar a que los soldados pudieran salir de esos señalamientos”, dijo un fiscal del caso.

Los ocho soldados ya fueron condenados. En el proceso judicial se conoció que se identificaron ante los jóvenes como miembros del Estado Mayor y que habían llegado a esclarecer el robo de un arma de fuego a un coronel.

Además de los militares de alto rango, en el nuevo proceso están procesados tres abogados, dos empleadas judiciales, un fiscal y un policía.