Los obispos dan por suspendido indefinidamente el diálogo para encontrar una solución a la crisis. El Gobierno afirma que se trata de la ruta para fraguar un “golpe de Estado”