El mandatario nicaraguense sostiene que los paramilitares son controlados por partidos políticos