El Grupo de Amigos de la Carta Democrática Interamericana (Grupo de Amigos de la CDI), hizo publica ayer una solicitud al Gobierno de Venezuela mostrando su ‘preocupación ante la ruptura del orden constitucional’ en el país sudamericano y cuestionando la legitimidad de los comicios del pasado 20 de mayo, que dieron la reelección del presidente Nicolás Maduro.

Entre las exigencias presentadas a Caracas se encuentran el respeto de la constitución del país, en particular las facultades constitucionales de la Asamblea Nacional controlada por la oposición.

También exigieron abrir canales de ayuda y asistencia humanitaria internacional, la celebración de elecciones ‘libres y justas’, y el retiro de la denuncia de la Carta de la Organización de Estados Americanos (OEA), por el que Venezuela solicitó su salida del organismo regional.

Finalmente, el carta hace un llamado a los países miembros de la OEA y del Grupo de Lima, que adopten medidas en contra del Gobierno venezolano, invocando la Carta Democrática Interamericana.

La carta fue suscrita por unos 20 políticos de diferentes países de las Américas, entre los que destacan el actual candidato a la presidencia de Colombia, Humberto de la Calle; Jennie K. Lincoln, secretaria ejecutiva del Grupo de Amigos de la CDI y del Centro Carter; y el excanciller panameño, Samuel Lewis.