Nada mejor para comenzar la defensa del título en el Seis Naciones que una victoria aplastante. Aunque el rival sea el de menor envergadura del torneo. Sirve para confirmar el rumbo y los objetivos. Gales inició su camino con una cómoda victoria por 42-0 ante Italia, en Cardiff.