La relatora para Nicaragua del organismo explica las consecuencias que ha tenido la expulsión de la CIDH dictada por el Gobierno de Ortega