“Para ganar las elecciones de 2020, Trump tiene que sumar sectores más moderados en los estados impredecibles (“swing states”) o sorprender a los demócratas en lugares que son considerados bastiones del partido de Roosevelt y Kennedy”