La protestas contra las reformas de Ortega en el país se han cobrado ya una decena de muertos