Las organizaciones civiles y familiares de las víctimas denuncian que el ataque ha sido perpetrado por grupos parapoliciales del Gobierno de Daniel Ortega