Aquel otro 19 de julio, el día del triunfo de la revolución sandinista, cayó un jueves de hace 40 años